Los Libros de la Ley: Una colección de cinco volúmenes


Los cinco primeros libros de la Biblia, que son Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, parecen tan diversos en sus temas que pueden llegar a parecer volúmenes desconectados entre sí a nuestros ojos. De hecho, la tentación habitual para muchas personas que se acercan superficialmente a los primeros libros de la Biblia es ¡saltarse a Josué cuando llegan a Levítico! Nos gustan las historias, pero no los detalles de la ley.

Sin embargo, los cinco primeros libros —juntos— se llaman «los Libros de la Ley». Y están tan conectados entre sí que hasta reciben una especie de nombre técnico que los identifica como una unidad literaria, «Pentateuco», una palabra griega que significa, sencillamente, «cinco volúmenes». En las traducciones de la Biblia en alemán la unidad de estos libros es aun más evidente, por los nombres que reciben: Primero de Moisés (Génesis), Segundo de Moisés (Éxodo), Tercero de Moisés (Levítico), etc., por el autor bíblico a quien son atribuidos.

Los antiguos israelitas llamaban a esta colección de cinco libros de la ley con el nombre hebreo Torah, que significa «instrucción, enseñanza o doctrina», y ocupaba una posición tan elevada entre todos los libros sagrados que muchas veces usaban el nombre de «la ley» para referirse a la Escritura, es decir, el Antiguo Testamento, como un todo (p. ej., Mt. 12:5; Jn. 15:25; 1 Cor. 14:21). Esa posición elevada la debe ocupar para nosotros, los cristianos y lectores modernos de la Biblia, también.

Para tener una idea de la gran importancia de estos primeros libros de la Biblia, y la correspondencia interna que mantienen, veamos un resumen de cada uno de los Libros de la Ley:

  • Génesis: Presenta la creación y establecimiento de las relaciones de pacto entre Dios y su pueblo.
  • Éxodo: Narra la liberación del pueblo de Israel de su esclavitud en Egipto y la promulgación de la ley.
  • Levítico: Detalla la ley, en especial lo relacionado al culto.
  • Números: Describe las peregrinaciones del pueblo de Israel por el desierto.
  • Deuteronomio: Una segunda promulgación (o reiteración) de a ley antes de que el pueblo entrara a conquistar y ocupar la tierra prometida.
Al considerar todos estos asuntos principales de los Libros de la Ley, cabe preguntarse: ¿Cuándo ocurrieron los acontecimientos registrados en estos libros? Pues, hace bastante tiempo y en un período para nada corto. El tiempo que abarcan los hechos que se registran en los primeros cinco libros del Antiguo Testamento va desde los días de Adán (4000+ a. C.) hasta la muerte de Moisés (1400 a. C.), unos 2600 años por lo menos.

Fredi Sosa

Esposo y papá. Editor, diseñador gráfico y licenciado en teología.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto